Programa de Alfabetización Integral.

En el año 2004, el Instituto EDUCA, asumió el reto de gestionar el Programa de Alfabetización Integral en el distrito de San Juan de Lurigancho, en Lima, conocido por la población beneficiaria como el Programa EDUALFA.

Nuestro país atravesaba por un periodo de recuperación a nivel económico, político y moral, luego de una dictadura de la década de los 90; sin embargo, las estadísticas oficiales reportaban que más de la mitad de la población peruana se hallaba sumida en pobreza y la cuarta parte en extrema pobreza.

En San Juan de Lurigancho, alrededor del 70% de la población era parte de la ola migratoria interna que se dio como consecuencia de la violencia política y la exclusión durante los años previos. Es así como provincianas y provincianos, casi en su totalidad quechua hablantes, se establecieron en Lima, en condiciones de vida paupérrimas, privados de acceso a servicios básicos, sin empleo o subempleados/as, excluidos/as de la educación básica, etc.

Es en este escenario que las mujeres comienzan a liderar las iniciativas de autoempleo, asumiendo un rol de cabeza de familia; pero, al mismo tiempo, se constituyen en el rostro visible del analfabetismo, pues tres de cada cuatro personas analfabetas eran mujeres.

Es pues la exclusión social, económica, cultural y política de un amplio sector de la población, especialmente femenina, en el distrito de San Juan de Lurigancho, que se traduce en el difícil acceso al mercado laboral y productivo para la población analfabeta, así como en un impedimento para el ejercicio de su ciudadanía, lo que llevó al Instituto EDUCA enfrentar esta problemática y contribuir en su resolución.

La manera de enfocar la alfabetización a nivel internacional había evolucionado, es por eso que el Programa EDULFA propone una estrategia de alfabetización integral, tomando en cuenta la lengua originaria quechua y como segunda lengua el castellano. De esta manera se desarrollarían capacidades de comunicación oral y escrita, de razonamiento lógico matemático y ocupacionales en la población analfabeta; asimismo,  se fortalecería la identidad cultural y se valoraría los saberes y las experiencias locales.

Todo ello se haría a través de los ALFACENTROS, es decir, de los centros de servicios y recursos educativos para la alfabetización, así como del Comité Distrital de Alfabetización - CDA, que funcionaría en articulación con las redes de desarrollo local del distrito de San Juan de Lurigancho.