Descripción.

La Línea de Acción: Educación y participación ciudadanía en el desarrollo local y regional, se implementa en el Instituto EDUCA, en el contexto del proceso de descentralización en nuestro país que se inicia en el año 2002, con la promulgación de un conjunto de leyes que, entre otros acontecimientos, dieron origen a la instalación de los gobiernos regionales, por elección popular, a partir del mes de  enero del año 2003, y con él, la esperanza de los pueblos por construir con esfuerzo y dedicación su propio desarrollo.
 
En julio del año 2003, y luego de un proceso de construcción colectiva, no habitual en nuestro país, se promulgó la Ley General de Educación Nº 28044, que contiene un conjunto de ideas renovadoras para la educación en nuestro país, la que poniendo en el centro a las y los estudiantes, hace explícito el reconocimiento del derecho a la educación, a la calidad y equidad del servicio educativo, a un modelo de gestión participativo y democrático, y a la corresponsabilidad de los distintos actores sociales en la tarea educativa.
 
Esta norma proclama que la gestión del sistema educativo peruano es descentralizada, simplificada, participativa y flexible; que el Estado, a través del Ministerio de Educación, es responsable de preservar la unidad del sistema; y que la sociedad interviene directamente en la gestión de la educación a través de diversas instancias de participación que se organizan también de forma descentralizada.
 
Es, sin duda, la participación, la concertación y la vigilancia ciudadanas, principios fundamentales de la democracia que hace suyos el Instituto EDUCA, asumiendo, en consecuencia, promover su concreción a nivel local, regional y nacional, en alianza estratégica con otras organizaciones de la sociedad civil y en plataformas mixtas con presencia del Estado. 
Resultado de estos procesos participativos son los planes de desarrollo concertados, los proyectos educativos locales, los proyectos educativos regionales y el proyecto educativo nacional.
 
La vigencia de la democracia en nuestro país, es propicia para expresar nuestros puntos de vista tanto a nivel institucional como interinstitucional mediante pronunciamientos en los distintos medios de comunicación masiva, que se inscriben en los planes de incidencia en políticas públicas diseñados a nivel institucional o en consorcios donde compartimos objetivos comunes.
 
Asimismo, las niñas y los niños han tenido también la oportunidad de expresar públicamente sus necesidades y demandas a las autoridades educativas y políticas locales y regionales a través de cabildeos en el marco del derecho que les asiste a tener acceso a una educación de calidad con equidad y pertinencia.